Eurodisney: quien ha estado, lo sabe (II)

No todo podían ser buenas opiniones. Aunque hayamos tenido que rebuscar entre las miles de positivas, hemos dado con algo que, una usuaria, en un foro, ha dejado dicho que no le gustaba. Y, aun así dentro del contexto de una crítica muy positiva hacia el parque, sus alojamientos y sus servicios.

Esta mujer, que permanecerá en el anonimato, de modo que la llamaremos “María”, no porque nos lo haya pedido, sino porque no ha dejado trazas su nombre en el foro, se queja de la comida en Eurodisney y de los precios que deben pagarse por ella.

comida con goofy

Para empezar, María recalca que “Nosotros sólo comimos. No salimos a cenar a ningún lado. Llevamos cosas de aquí y cenábamos en la habitación. Cosa que recomiendo, porque solo de comer 2 días, 2 adultos y 2 niños 170 euros.”

Caro, pero previsible

Unos precios, por otra parte, que, añadimos, cabe esperar de un recinto como éste, un parque temático, ya de por sí caro, y más por serlo en una ciudad capital de un país cuyos sueldos y nivel de vida están por encima de los de España. En todo caso, no son los precios el motivo de queja de la madre de familia, que pasa analizar las comidas en sí:

La comida con los personajes de Disney la costó a la familia un total de 90 euros (30 por adulto y treinta por niño) y: “Nosotros comimos en el café Mickey. Un poco tongo [SIC]. Conocidos, salió [SIC] Mickey, Goofy y el genio. Vi a Pluto por unas mesas y desapareció, no llegó a nuestra zona del restaurante. El resto de personajes, un rey de Robin Hood ( creo), uno que yo no sabía quién era, que los niños me dijeron que era el ayudante del Capitán Garfio, el gato malo de Pinocho y no sé si alguno más.”

Un menú poco satisfactorio

En cuanto a la comida en sí, “El menú de los niños: macarrones y nuggets con patatas, agua o refrescos y barra libre de postre con muchas chuches. Esto son los 2 menús. Y de adulto, ensalada cesar yo, mi marido una cosa rara, luego dos bistecs de carne que sabía a quemado, 2 coca colas y 2 helados.”

EL caso es que, a pesar de todo, la familia decide que vale la pena volver a probar al día siguiente: “Habíamos reservado en la posada de la Cenicienta o algo así. Cola para entrar habiendo reservado. A mi marido le dio por mirar el menú, vino y me dijo, nos vamos. 55 euros + iva cada adulto y los niños 30 euros + iva. 192 euros comer!!!!! Por supuesto que nos fuimos jajajajja.”

Comida americana

La alternativa: “Comimos en el Planet Hollywood, en la [SIC] Disney Village, para ya irnos al hotel, porque el parque y los estudios estaban imposibles. 80 euros comer. Nuggets y patatas un niño el otro miniperrito caliente, hamburguesa mi marido y yo un rollo como de ternera. Bebidas. Y postre (helados) para 4.”

Es cierto que quien se acerca a disfrutar de la magia de Disney no suele reparar en gastos ni pensar en disfrutar de la alta cocina, pero tampoco estaría de más que los responsables del parque pensaran un poco más en el avituallamiento de los turistas y, sobre todo en moderar determinados precios, si es que quieren que el parque esté lleno de sonrisas, también a la hora de comer.

Comments are closed.