Definiciones incompletas

El gran defecto de los lingüistas es que son fríos es que hacen de algo tan vivo y tan subjetivo como las palabras. Veamos un par de ejemplos a través de la Real Academia de la Lengua Española:

Tenemos, de un lado: “1. f. Arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales. / 2. f. Encanto, hechizo o atractivo de alguien o algo. / ~ blanca, o ~ natural. 1. f. La que por medios naturales obra efectos que parecen sobrenaturales.”

Y, de otro lado: “1. f. Concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos. / 2. f. Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo. / 3. f. Viva complacencia en una persona, una cosa, una tarea, etc. / 4. f. Ret. Ironía viva y picante.”

Blend - Wizard of the Forest - versión 1

¿De verdad que eso es todo?

Sí: el primero de los párrafos es la definición que la Academia da a “magia”; el segundo se refiere a “ilusión”. Nada que objetar a lo que hay. Pero… ¿Está todo? ¿Las definiciones académicas abarcan todo el sentido de las palabras o, por el contrario, se quedan cortas?

Veamos Eurodisney a través de los ojos de un niño de siete años. Pero no cuando ya ha entrado en el parque, cuando ha conocido a Mickey Mouse o cuando Donald se le acerca mientras está degustando un algodón de azúcar.

Del pasado al futuro

No. Veamos el mundo a través de los ojos de ese pequeño cuando, meses atrás, papá y mamá le dicen que se va a Eurodisney. Veámoslo mientras sus progenitores planifican la ruta, y él se imagina cómo será el viaje en avión, el hotel, soñando (otra palabra muy escasamente definida) con cómo se sentirá en las atracciones…

There is and there is not

Cerremos los ojos y abrámoslos cuando, radicalmente en contra de sus deseos, debe abandonar el parque, algo más tranquilo con la promesa de regresar si se porta bien. Volvamos a cerrar los párpados y abrámoslos diez años más tarde: el recuerdo de su visita consuela al chico en momentos duros, lo alegra y lo hace desear volver, ya que no por sí mismo, con sus hijos en el futuro…

Y ahora, pensemos: ¿en qué parte de las definiciones de la Real Academia cabe todo cuanto acabamos de contar? Y, sin embargo, son partes intrínsecas de cuanto abarca “magia” o “ilusión”.

Comments are closed.