Queremos a Mérida como guerrera, no como una princesa más

Hace ya un año que Disney nos asombró a todos cuando se propuso hacer una princesa fuera lo común. Para ello volvió a contar con la insuperable ayuda de sus ya comunes Pixar, que poseen ese aire nuevo y emprendedor con los que solo podrían llevar a cabo un proyecto tan radical para la compañía Disney como para romper con lo anterior y crear la que muchos consideran la primera princesa feminista.

Algo que hizo que muchos padres tuvieran un decantamiento especial por Mérida, la protagonista de la película “Brave”, en 2012. Una oda a las mujeres que no necesitan la ayuda de un príncipe para salvarse. Mujeres valientes que asumen sus problemas y luchan por su destino. Aunque basada en un marco histórico diferente, es todo un ejemplo hoy en día para millones de niñas y niños.

Pequeños retoques para adecuarla a los estereotipos Disney

Al parecer poco le duró lo reivindicativo al universo imaginativo de cuentos de hadas. Si antes defendieron un concepto diferentes de princesa centrándose más en que fuera una heroína y ejemplo a seguir para jóvenes de todo el mundo, no han tardado ni un año desde su estreno para meterle el borrador y hacerle unos “pequeños cambios” quirúrgicos.

Si antes la arquera presentaba una estética casi naif de una joven adolescente, dando el paso más que simbólico de la niñez a la adolescencia, conservando muchos de sus redondeces en cara y cuerpo, típicas de esta edad. Disney nos vende ahora una imagen muy distinta.

El cambio es más que considerable, sus rasgos se han afinado, al igual que su cintura y caderas. Como aquellas niñas que tras las vacaciones de verano vuelven hechas unas señoritas. Un cambio que Disney podía haber centrado en una futura filmografía, pero que ha intentado “mejorar” a la callada.

Los padres se sienten defraudados

Y no solo los padres, el grupo feminista A Girl Mighty, un grupo web que se dedica a fomentar el empoderamiento del género femenino pidieron mediante firmas que Disney siguiera manteniendo el aspecto original a Mérida. Una causa que hasta el momento lleva más de 80 mil firmas.

En su carta de petición dirigida a Disney se hace mención a la influencia que los niños tienen hacia este tipo de películas de entretenimiento. Y de los valores que hay que trasmitirles que se ven eclipsado con la manía de imponer un prototipo de belleza determinado.

Ya que para con este tipo de cambios para hacer más atractiva al personaje, no hacen sino mostrar a las niñas que aunque tengan una gran personalidad y valentía (algo que promovían en la película) si tu físico no es el adecuado nunca podrás ser una princesa.

Hasta el momento no sabemos cómo concluirá esta historia. Pero os dejamos ambas imágenes para que todos puedan valorar los cambios.

Comments are closed.