El viejo Oeste sigue vivo en Disney Paris

Si quiere sentir la magia del oeste americano, disfrutar siendo un pionero de la fiebre del oro y   experimentar la emoción de revivir la historia desde una perspectiva Disney, Frontierland es su lugar ideal.

Los más pequeños se lo pasarán en grande en el Pocahontas Indian Village, un parque de juegos inspirado en el poblado indio de la popular personaje de Disney. Y los más creciditos podrán jugar a ser auténticos vaqueros disparando en la galería de tiro.

Realice una divertida ruta en barco.

Es posible explorar estas tierras salvajes  mediante una ruta fluvial de unos quince minutos durante la cual le desafiarán a descubrir pequeños secretos ocultos a ambos lados del río: asentamientos indios, mansiones tenebrosas, o fauna autóctona escondida. Para realizar este recorrido tiene tres opciones:

El Sailing Ship Columbia: es una reconstrucción de una goleta de la época con 33,5 metros de eslora, un alto mástil de 25 metros de altura y diez cañones para defenderse de posibles ataques piratas. Bajo cubierta pueden ver  réplicas históricas que recrean la vida de los marinos del sigo diecinueve.

El Mark Twain River Boat: es una reproducción a escala de un enorme barco de vapor al estilo de los que en la época navegaban el río Mississippi. Se pueden visitar sus impresionantes salones e incluso el camarote del capitán.

Las canoas de exploradores David Crockett, con capacidad para 20 personas cada una, le harán sentir como un auténtico aventurero adentrándose por las tierras salvajes nunca pisadas por el hombre blanco. Y además le darán un remo para ayudar a los guías a propulsar la canoa.

Otras atracciones que puede encontrar en Frontierland.

En Frontierland puede optar entre sentirse como un miembro del séptimo de caballería visitando un fuerte o meterse en la piel de un intrépido minero subiendo en la Big Thunder Montain. Este tren, que es más bien una montaña rusa en toda regla, será sin duda una de las aventuras más emocionantes que pueda encontrar en esta zona del parque.

Pero si lo suyo es disfrutar pasando miedo, visite la mansión encantada de Phantom Manor y resuelva sus misterios. Más tarde podrá relajarse en el rancho, con sus tiernos habitantes.

Coger fuerzas y llevarse un bonito recuerdo.

Si necesita reponer energías, puede comer en el restaurante mientras disfruta del espectáculo vaquero, comprar un bocadillo en el Saloon o simplemente tomar  un café o un refresco.

No olvide llevarse un auténtico sombrero cowboy o un broche de recuerdo en una de las tiendas de Frontierland.

Comments are closed.