Aladdin’s Magic Carpet

Todos deberíamos agradecer a los hados del cine que determinadas producciones fueran tan rotundo éxito: tal es el caso de Aladdin. Y es que gracias a que esta película derritió las taquillas de todo el planeta, se creaba, en 2001, Aladdin’s Magic Carpet. La alfombra mágica de Aladino, en español.

De hecho, y antes de seguir delante, hemos de puntualizar un detalle y corregir un error muy frecuente entre quienes han disfrutado de esta atracción o la han conocido y se empeñan en que se basa en una película de animación de Pixar, Flying Carpets over Agrabah: los propios responsables y los creadores afirman que no es así: que la inspiración de este vuelo se remonta a la ya clásica película de los noventa.

aladdin

Dicho esto, y para orientarnos un poco más, el mecanismo no es demasiado diferente del de Dumbo, the flying elephant, con los chicos de las primeras filas controlando la altura de las alfombras que vuelan en torno a una columna coronda por una lámpara mágica. El único detalle que no acaba de ser del agrado del público es lo breve de la diversión, que se acaba en noventa segundos.

El entorno, adaptado a la atracción

Quienes hayan visitado Adventreland previamente, pueden darse cuenta de que se han producido ciertos cambios. Y es quelas diferentes tiendas conforman un mercado similar al de la película de Aladino. Además, varios de los personajes se hallan entre los puestos para saludar al visitante y firmarle autógrafos. Extremo éste en el que asemeja a su gemela parisina.

Expansión mundial

Éxito de Aladdin’s Magic Carpet en Florida la compañía decidió abrir una gemela en París el 16 de Marzo de 2002, sólo que esta llamada Flying Carpets over Agrabah. En la sede parisina, la atracción se encuentra enclavada en un enorme escenario, cuyo telón de fondo es Ágraba. La rodean y actúan en su entorno diferentes personajes de la película.

Unos años después, se abría una nueva versión en Japón: el Tokyo Disney Sea, en el Tokyo Disney Resort estrenaba, el 18 de Julio de 2011 las Jasmine’s Flying Carpets, justo al lado del Viaje del libro de cuentos de Simbad.

Hemos conocido, pues, una de las más exitosas atracciones que se nos ofrecen en los parques Disney de todo el planeta. El motivo puede parecer que provenga del éxito de la película que la inspira. Y algo de eso hay, pero la Factoría no sería nada si no contara con una materia prima básica: la ilusión:

Montando en Flying Carpets over Agrabah parece que estemos a punto de oír a los protagonistas de la película cantando aquello de “… poderosa ilusión, sentimiento divino…” mientras un pájaro grazna krraaaak entre asustado y molesto. Ilusión…

Comments are closed.