101 Dálmatas: una historia inolvidable

101 Dálmatas fue el décimo octavo largometraje de dibujos de Disney y se estrenó en el año 1961. En ella se narra la historia de una pareja de perritos dálmata que tras haber tenido una camada de cachorros ven como son secuestrados por los secuaces de la malvada Cruella De Vil que pretende hacer un abrigo con sus pieles.

Pongo y Perdita , los jóvenes papis, vivirán una tremenda aventura con el fin de recuperar a sus queridos cachorritos de las garras de la pérfida secuestradora. En 1996 se estrenó una versión en el cine, con personajes de carne y hueso, que hizo que los moteados personajes volvieran a estar de máxima actualidad. Glenn Close estaba magistral en el papel de Cruella y tanto fue el éxito que hubo una segunda parte en el 2000 titulada 102 Dálmatas.

También se realizó una segunda parte para la versión animada en el año 2003, con lo cual las aventuras perrunas no han dejado de ganar fans a lo largo de los años.

Los dálmatas toman Disney París.

En el parque Disney París no podían faltar las referencias a esta película que puso de moda durante mucho tiempo a los perros Dálmata y que hizo que muchos niños soñaran con tener uno como mascota. Los peluches de estos personajes son uno de los superventas de las tiendas de souvenirs del parque de París.

Por otro lado tenemos a Cruella, que forma parte de la cabalgata, como no, en la carroza de los malos más malos que han pasado por la gran pantalla gracias a la factoría Disney. Pero que nadie se preocupe, no conseguirá las pieles para su querido abrigo y solo podrá frustrar sus deseos una y otra vez.

También ha sido un musical.

Y es que esta historia de ternura y amor paterno se ha podido ver a lo largo de todo el mundo representada en su versión de teatro musical para que todos los niños pudieran vivir en directo el hechizo de sus canciones y corear la famosa canción dedicada al mala malísima mas estravagante y despeinada del cine.

En España fue Miriam Díaz Aroca, la amiga de los niños, la que se puso en el papel de Cruella De Vil en su versión más cantable y recorrió todo el país con gran éxito de audiencia en el año 2002, siendo sustituida en el 2003 por Bibiana Fernández.

Comments are closed.